•        

¡Pasar a la acción da pánico!

Todavía recuerdo la primera vez que me puse delante de un grupo de personas a las que por supuesto, no conocía de nada, ni ellas a mí. Tras una breve presentación empecé a hablarles de plantas aromáticas.

No era la primera vez que hablaba en público claro, antes había tenido otros escuchantes, familia y amigos. Ésa sí era la primera vez que me exponía ante personas desconocidas y os aseguro que me temblaba todo, al menos así me sentía yo: “sola ante el peligro”.

A los diez minutos de empezar a contarles cosas de plantas, empecé a relajarme, veía en sus caras interés, entusiasmo…¡¡Eureka, esto iba bien!!

Tras acabar la clase nunca olvidaré las palabras de uno de los alumnos, Manuel, un señor de unos 70 años que me dijo: “Trini, gracias nunca pensé que alguien todavía podía enseñarme cosas sobre plantas a mi edad”. Os prometo que todavía me emociono recordando sus palabras.

Taller Plantas aromáticas Corazón Verde

Taller Plantas aromáticas Corazón Verde

Ése fue el inicio de un camino lleno de aprendizaje constante, diario, enriquecedor y frustrante a veces, porque cuando basas tus avances en el autoaprendizaje todo parece ir más lento, pero os aseguro que merece la pena. Uno marca su propio ritmo, lo que aprendes es aquello que te interesa, vas pasito a pasito, sin prisa, no hay prisa para aprender cosas nuevas ni para afianzar lo aprendido.

Yo pasé a la acción hace más de 20 años. Llegó un momento en mi vida en que estaba harta de acumular títulos, diplomas, cursos. Tenía una patología muy común, se llama “titulitis”. ¡Tranquilos, tiene cura!  La cura consiste en pasar de ser espectador a  ser actor, ponerte a prueba y ver qué pasa. Os aseguro que aquel comienzo me ayudó a creer en mi, forjar el inicio de un proceso de autoconfianza. Desde entonces sigo marcándome retos casi cada día, retos que me hagan pasar a la acción.

Tranquilos que para acabar con la titulitis y la falta de confianza en uno mismo hay  estrategias, muchas y muy diversas, probablemente tantas como personas y circunstancias. Yo os voy a contar algunas de las que me sirvieron a mi, pero sería fabuloso que cuando leáis esto contéis cuáles han sido las vuestras, las estrategias que en un momento dado de vuestra vida os llevaron a sentiros vivos, útiles y a crecer como personas.

Yo pasé a la acción desde los conocimientos ya adquiridos, contando a un grupo de personas desconocidas cosas sobre algunas plantas aromáticas. Cada sesión les contaba cosas sobre diferentes plantas y elaborábamos fórmulas, que por supuesto eran fruto de mi autoaprendizaje anterior. Sí claro, vosotros diréis ¿y si te preguntan algo que no sabes contestar? Pues yo empleé y sigo empleando una estrategia que es decirle a las personas que me escuchan que yo “todo-todo” no lo sé, pero sí estoy dispuesta a aprenderlo y contárselo otro día. Así cada día es un reto que te lleva a aprender aquello que te has dado cuenta que todavía no dominas.

Y si parece tan fácil, ¿por qué nos da pánico pasar a la acción?

Pues no creáis que tengo la respuesta mágica. Sólo sé que es un cúmulo de circunstancias las que nos hacen sentirnos solo espectadores y no actores de nuestras vidas. Se me ocurren algunas causas:

  • La educación que hemos recibido, que pone el foco en el resultado y no en el proceso. Desde bien pequeños es importante aprobar los exámenes y además con buena nota. A partir de ese momento empezamos a dejar de ser nosotros mismos, ya no hay tiempo para crear, todo el esfuerzo se dirige a obtener un resultado concreto.
  • El miedo a equivocarnos, que se va fraguando desde pequeños. ¡Cuan necesario es equivocarse para aprender! El “error es aprendizaje”.
  • Ponemos el listón muy alto, quizás somos demasiado perfeccionistas, pero tener en cuenta que en nuestra formación nos dijeron que era mejor sacar un 9 que un 6 y, claro, ahora de adultos arrastramos el lastre de ser el mejor, sea como sea. Si ponemos el listón muy alto nunca nos sentiremos preparados para pasar a la acción porque siempre habrá cosas que no sepamos bien …y si fallo, y si me equivoco, y si…..y si llueve y no tengo paraguas. Lo más que te puede pasar es que te mojes, pero eso no mata, incluso es posible que disfrutes. Siempre puedes comprar un paraguas por el camino o pasar el chaparrón dentro de una agradable cafetería tomando un chocolate calentito. Incluso puedes llegar a conocer a alguien y conversar, disfrutar de la imprevista lluvia o de tu alocada idea de salir a la calle sin paraguas con un gran nublado. ¡Qué locura!
  • ¡Ojo! No todo es culpa de los demás, los adultos podemos encontrar mil y una excusas para no pasar a la acción, una es la procrastinación (dejar siempre para mañana lo que podríamos hacer hoy).

Bien, os propongo un reto. ¿Y si nos vamos poco a poco despojando de miedos, inseguridades, temores, incertidumbres y cogemos todo este cóctel paralizante y probamos a emplear esta otra estrategia?

Pasa a la acción desde la sencillez. No pretendas hacer el mejor bizcocho de chocolate, no pretendas hacer el mejor jabón casero del mundo, no pretendas organizar la conferencia del siglo, simplemente hazlo, sé humilde, hazlo desde la sencillez, desde el sentir. Fijáos cómo empieza a cambiar nuestro paradigma de inacción a acción sólo con elegir bien las prioridades. Os propongo pasar a la acción desde el sentir.

Sentir, hacer, pensar

Desde el sentir la acción es más fluída y una vez que has pasado a la acción, entonces ya sí que vamos a tener algo sobre lo que pensar. Ahora ya podemos evaluar y mejorar para sentir que vamos creciendo con nuestro proyecto, nuestra acción. ¡Es tan sencillo!

Recuerdo como después de cada curso, les pasaba a los alumnos una encuesta donde les preguntaba su opinión sobre lo que habían vivido. También me ayudaba a pensar que les estaba gustando el hecho de que cada semana volvían sin falta, e incluso que el grupo de personas iba creciendo. Sus sonrisas, su implicación en lo que les proponía, su entusiasmo…..todo ello lo pude vivir y lo sigo viviendo gracias, no a que yo lo sepa todo sobre las plantas, sino gracias a que decido pasar a la acción desde el sentir, desde lo que me apasiona, y luego busco mejorar cada día un poquito más.

Hay una lectura que me encantó encontrar y desde luego que disfruté mucho leyendo. Se trata de “La vaca” de Camilo Cruz. No os lo desvelo, si tenéis curiosidad leedla, está claro que está relacionada con las barreras, leedla. Os hará reflexionar.

En el blog de Autoempleo Sostenible, no sólo vais a conocer lo que es eso de “matar la vaca” sino que vais a ver ejemplos de carne y hueso de personas, sencillas, normales, con sus miedos e incertidumbres que están “matando sus vacas”, poco a poco.

Aquí os paso el enlace: http://www.autoempleosostenible.com/matar-vacas-se-ha-puesto-de-moda/

Y para que podáis leer el pequeño libro sobre esto de “matar vacas” y reflexionar sobre lo que nos cuenta tan acertadamente Camilo Cruz:

http://www.hacienda.go.cr/centro/datos/Libro/La%20Vaca.pdf

¡Adelante! Nadie dijo que fuera fácil conseguir vencer los miedos pero merece la pena intentarlo, ¿no creéis?.

Ah, se me olvidaba proponeros otra estrategia, es puro sentido común. No lo hagáis solos, si buscáis a más personas con incertidumbres, con retos superados y otros por superar el camino se hace mucho más fácil de transitar.

Os dedico este vídeo que me encantó descubrir viviendo uno de esos retos que me planteé hace no mucho, apuntarme a un taller de biodanza…..¡fantástico! Os lo recomiendo, ved y sentid este vídeo y vivid la biodanza alguna vez en vuestra vida.

Bookmark : permalink.

3 reacciones a ¡Pasar a la acción da pánico!

  1. Anna dice:

    Hola,
    me he sentido muy identificada con el escrito que has publicado.Soy formadora actualmente y considero que cada día para mí es un aprendizaje que me dan mis propios alumnos.Ellos disfrutan de mis clases porque yo disfruto de ellas:pienso que son hechos que siempre van en una misma dirección.Nunca se sabe suficiente,como tu dices saberlo todo,porque hay tantas opiniones como persinas existen en el mundo.Lo más importante para mí en el día a día es disfrutar de ello.
    gracias por recordar lo bonito que es ser formador,orador o como se quiera llamar.
    Un placer

    • Trinidad dice:

      ¡¡Gracias Anna por tus aportaciones!!

      Y que sigas disfrutando de tu pasión, comunicar, compartir.
      Cuando compartes con pasión contagias pasión.

      Todos tenemos que encontrar algo que nos apasione y ponernos en marcha para hacerlo realidad y disfrutar.

      Un abrazo

  2. Trinidad dice:

    ¡¡Hola equipo!! No sé si habéis podido leer el pequeño libro de “LA VACA” de Camilo Cruz.
    Sería fabuloso que le echarais un vistazo, os hará reflexionar.
    Conocerse a uno mismo creo que es una de las tareas más difíciles que existen sino la más.

    Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *