•        

¿Qué es la etnobotánica?

La Etnobotánica es la ciencia que nos permite conocer cómo el hombre se ha relacionado, a lo largo del tiempo y en las diferentes culturas, con su entorno natural, especialmente con el mundo de las plantas: para comer, vestirse, teñir tejidos, curarse, elaborar herramientas y utensilios para el hogar, instrumentos musicales, arte, folklore. Cultura, en definitiva es de cultura de lo que estamos hablando.

Etimológicamente  la palabra “Etnobotánica” proviene de los términos griegos “etno” que significa pueblo y “botane” que significa “planta”.

Uno de los primeros etnobotánicos de la historia fue, sin duda, Dioscórides, médico griego del siglo I d.C, quien realizó un extenso trabajo de campo que quedó reflejado en su obra “De materia médica” , interesante catálogo que recoge los usos, especialmente medicinales, de la época de unas 600 plantas.

La Etnobotánica es una disciplina que se nutre de la diversa relación del hombre con el mundo de las plantas, de tal manera que cuando hablamos de etnobotánica podemos estar hablando de:

  1. Etnomedicina.
  2. Etnografía.
  3. Cultura.
  4. Tradición.
  5. Historia.
  6. Arte.
  7. Mitos, leyendas.
  8. Música, folklore.

En la Etnobotánica todo se une de manera holística y compleja para  ayudarnos a entender una cultura determinada, unos hábitos, un medio de vida, interpretar un paisaje.

La Etnobotánica nos permite entender nuestro presente y hacer prospecciones hacia el futuro, en definitiva establecer puentes de unión entre cómo vivimos en el pasado y cómo vivimos en el presente. Es la memoria viva de nuestros pueblos y gentes, especialmente de las zonas rurales, de las que muchos emigraron hace años y a las que otros quieren volver ahora en busca  de una mejor calidad de vida.

En manos de un Educador Ambiental la Etnobotánica es una herramienta multidisciplinar que nos permite sensibilizar a las personas convirtiéndonos en “contadores de historias”.

El conocimiento etnobotánico nos permite:

  • Contar historias.
  • Recuperar oficios artesanos.
  • Promover la participación.
  • Promover el respeto por el entorno natural.
  • Hacer partícipes y protagonistas a los más mayores.
  • Es una excelente herramienta para promover la interculturalidad, las relaciones entre niños y abuelos…
  • Generar vínculos.
  • Y educar en valores de respeto hacia nuestro pasado, nuestros mayores, nuestros recursos naturales, nuestro entorno …

¿Se os ocurre algún beneficio más que nos proporcione la Etnobotánica como herramienta para el desarrollo de la Educación Ambiental?

A la Etnobotánica desde luego se llega por “pasión” y si la disciplina te gusta podemos ser fabulosos etnobotánicos sin necesidad de estudiar una carrera en la universidad, porque el conocimiento etnobotánico lo podemos adquirir a través de dos importantes fuentes:

  • La calle, la gente, los pueblos y lugares….En este caso haríamos un trabajo de campo, preguntando a las gentes del lugar, buscando a las personas de pueblos y lugares que saben… y a ellos también se llega preguntando.
  • Las publicaciones que ya existen sobre la materia y que son muchas tanto en libros como a través de blogs u otras publicaciones virtuales.

En mi opinión ambas técnicas de trabajo se pueden compaginar, por supuesto, pero el contacto directo con la gente es muy enriquecedor, así es que no dudéis en explorarlo al máximo. Si ya lo habéis experimentado alguna vez, habréis sentido la necesidad que tienen las personas de comunicarse y lo enriquecedor que es para todos el intercambio de información entre distintas generaciones. No hay edad para aprender ni edad para enseñar.

Nunca se me olvidará una imagen que guardo en mi retina de tres abuelos, sentados en un banco a la sombra del muro de la iglesia de un pueblo cerca de Torla (Huesca), a quienes les preguntamos si íbamos bien para llegar a Torla y tras indicarnos el camino, no dudaron en ofrecernos sus cucharas de palo hechas con madera de castaño y que desde luego eran las mejores que podríamos tener jamás.

O a unas niñas jugando en la plaza del pueblo a vender piedras pintadas por ellas, por supuesto no nos pudimos resistir y les compramos un par de las más bonitas, según ellas. ¡¡¡Quién sabe a lo mejor hoy se dedican a la artesanía y son felices!!!

Llega el momento de convertirnos en exploradores en el mundo de la Etnobotánica y para empezar os invito a compartir historias que sepáis de primera mano o bien leídas en algún sitio, así como bibliografía sobre el tema.

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *