•        

Talleres de Etnobotánica: Jabones naturales y tradicionales

La etnobotánica es la ciencia que nos habla de la relación del hombre con su entorno natural, especialmente con el mundo de las plantas y todo el aprovechamiento que el hombre ha hecho de ellas a lo largo de los años.

Los usos que el hombre ha hecho de las plantas a lo largo de las historia han sido muy diversos: alimentación, ropa, utensilios para el hogar, herramientas para las tareas agrícolas, y desde luego mucho ha sido el uso que hemos hecho de las plantas para tratar diversas dolencias y enfermedades.

Planta silvestre comestible , rica en vitamina C. "Verdolaga"

Planta silvestre comestible , rica en vitamina C. “Verdolaga”

Desde un punto de vista antropológico, la etnobotánica nos permite entender nuestro presente y vislumbrar hacia dónde vamos o hacia donde podemos ir, rescatando del pasado formas más armoniosas de relacionarnos con los entornos naturales.

¿Pueden ser útiles y tener valor en pleno siglo XXI, las formas de vida de nuestros antepasados? No se trata, desde luego,  de afirmar que tiempos pasado fueron siempre mejores sino de rescatar hacia el presente sabiduría popular realmente útil hoy en día.

En esa labor de “contador de historias” que puede desarrollar un educador ambiental es interesante aprovechar el buen saber hacer de nuestros padres y abuelos. Personas, muchas de ellas, que han vivido y viven siendo conscientes de lo importante que es volver a relacionarnos con la naturaleza de igual a igual y  por qué no emplear ese conocimiento como recurso didáctico recurso didáctico y seguir transmitiendolo a niños y mayores.

Buscando esa relación más respetuosa con el medio ambiente y además aprendiendo saberes tradicionales muy útiles hoy en día os hemos propuesto aprender a “saber  hacer” algunas fórmulas tradicionales, sencillas y muy útiles.

La primera fórmula tradicional que rescatamos del pasado tiene que ver con los jabones, es decir con el aprovechamiento de un recurso local como eran las grasas animales y vegetales y el empleo de un álcalis, que hasta principios del siglo XX se elaboraba a partir de cenizas de maderas nobles o de la combustión lenta y meticulosa de las plantas barrelladoras, hasta obtener las piedras de sosa.

 

Planta barrelladora. Salsola oppositifolia, empleada para la elaboración de jabón.

Planta barrelladora. Salsola oppositifolia, empleada para la elaboración de jabón.

A partir del descubrimiento de la sosa caústica, NaOH, por un químico francés,  Le Blanc, en el 1791, el oficio artesano de barrellador fue progresivamente desapareciendo y los jabones se han seguido elaborando con la sosa caústica que podemos hoy en día comprar en muy diversos lugares.

Aprovecho la ocasión para lanzar la propuesta de buscar entre todos los que leáis este artículo, a alguna persona que nos pueda contar, de primera mano, cómo se elaboraban las piedras de sosa. Este fue un oficio artesano del que vivían numerosas familias de los diversos pueblos de la cuenca mediterránea, pues este es el lugar en el que abundaban las llamadas plantas barrelladoras, que incluso de llegaban a cultivar para producir con ellas las preciadas piedras de sosa.  El nombre científico de estas plantas era Salsola sp. y también Halogeton sp., propias de suelos pobres, pedregosos, calizos y de climas mediterráneos.

Iniciamos la recuperación de un “saber hacer” tradicional, que sigue siendo muy práctico y útil hoy en día, especialmente para aquellas personas que quieran reciclar el aceite usado de casa y lavar la ropa, el suelo y los cacharros de la cocina sin agredir al medio ambiente.

“El mejor jabòn casero del mundo” y  no lo digo yo, sino que lo dice mi madre y esa afirmación, como suele decir de manera popular, “va a misa”.

 

Jabón casero y ecológico y muestra de colofonia o pez griega.

Jabón casero y ecológico y muestra de colofonia o pez griega.

La fórmula es muy sencilla.

Sus ingredientes son:

– 1 litro de aceite usado, filtrado. Sirve el aceite de cualquier tipo de fritura pero que no se haya enranciado.

– 1 litro de agua, que conviene que sea agua destilada

– De 150 gr a 200 gr de sosa caústica de la mayor pureza que encontremos.

 

Y el modus operandi también es muy sencillo:

1º Diluir la sosa en el agua, por lo general puede llegar a conseguir temperaturas de hasta 80º. En este momento se emitirán vapores que pueden ser irritantes para ojos, mucosas etc. Por lo que se aconseja llevar mascarilla especial para vapores y por supuesto guantes, además de hacerlo en una habitación ventilada.

2º Una vez bien disuelta la sosa, agregar poco a poco el aceite usado y mover con cierta energía con varillas de acero inoxidable o paleta de madera. No es necesario calentar el aceite.

3º Una vez vertido todo el aceite debemos seguir moviendo durante al menos 20 minutos. Podemos ayudarnos con la batidora, poniéndola a media potencia.

4º Se debe de mover hasta conseguir una natilla muy espesa, tal que al levantar la varilla o paleta de mover deje huella sobre la masa el jabón que cae. En ese momento se puede verter en un molde y lo podemos dejar madurar.

 

Observaciones:

  • Puede que en la fase de agitación de la masa de jabón se produzca una disgregación de un líquido ambarino, que normalmente es glicerina con algo de agua, es un proceso normal. El jabón llega a endurecer flotando incluso sobre la glicerina.
  • Si se vierte la masa de  jabón demasiado caliente en el molde seleccionado puede producirse una disolución del jabón por exceso de temperatura, disgregándose toda la glicerina y tomando aspecto de haberse cortado. Para evitar esto es conveniente mover la masa de jabón al  menos 20 minutos e incluso durante media hora,  aunque aparentemente halla espesado a los diez minutos de empezar a moverlo. Y una  vez vertido el jabón en el molde seleccionado  NO taparlo.

 

Una vez conseguido el endurecimiento del jabón, que se manifiesta al día siguiente podemos decidir si cortarlo para crear pastillas de jabón duro que podrán utilizarse al cabo de unas 4 semanas o bien lo queremos convertir en gel líquido, simplemente añadiéndole agua, unos 12 litros de agua caliente para el total de jabón que obtenemos con las cantidades de esta fórmula.

Las pastillas una vez cortadas pueden ponerse en lejas para su secado. Es conveniente taparlas un poco con alguna sábana o papel, es decir con algo que les permita respirar, con el fin de que el secado sea lento y progresivo.

Tradicionalmente la gente añadía a este jabón un poco de colofonia o pez griega para ayudar a que proporcionase más espuma y azulete para potenciar el efecto blanqueador, pero creo que no le hace falta pues limpia perfectamente la ropa blanca y la de color.

Visto este proceso os propongo investigar sobre algunas cuestiones:

1º En el procedimiento pone disolver la sosa en el agua, pero no pone qué es conveniente poner primero en el recipiente en el que vamos a realizar la disolución, es decir, ¿vertemos el agua sobre la sosa caústica o la sosa caústica sobre el agua? Y ¿por qué?

2º  ¿Podemos decir que un jabón hecho con sosa caústica es natural?

3º ¿Cómo se elabora la sosa caústica?

4º  ¡¡Qué os parece si buscamos otras fórmulas tradicionales para elaborar jabón casero!!!

5ª ¿Conocéis plantas con las que se elaboraba algún tipo de jabón?

6ª  Y puestos a ser más respetuosos con el medio ambiente, ¿por qué otra cosa podemos sustituir el suavizante químico que empleamos en las lavadoras?

 

Jabón casero, ecológico hecho reciclando aceite usado y suavizante ecológico.

Jabón casero, ecológico hecho reciclando aceite usado y suavizante ecológico.

 

7ª Y por último, ¿conocéis alguna historia que nos recuerde la elaboración tradicional del jabón?

 

Muchas gracias a todos y ¡¡a investigar pues todos aprendemos de todos!!!

Bookmark : permalink.

15 reacciones a Talleres de Etnobotánica: Jabones naturales y tradicionales

  1. José Luis dice:

    Punto 1.
    Creo que se disuelve la sosa en agua y no al revés para evitar salpicaduras o erupciones violentas que podría haber si se echara el agua en la sosa.

    • Trinidad dice:

      ¡¡Gracias José Luis!! Buena lógica, pues al echar la sosa sobre el agua su peso la llevará rápidamente al fondo y así se evitarán salpicaduras.

      Un abrazaovillo

  2. José Luis dice:

    Punto 6.
    Con vinagre.

  3. José Luis dice:

    Punto 4.
    He leído por ahí que el jabón hecho con sosa puede ser agresivo con la piel. He encontrado una receta para elaborar jabón sin sosa, a base de una planta “jabonera” (Saponaria Officinalis) familia de los claveles y rica en saponinas.

    Receta de jabón sin sosa.
    50g de raíz de jabonera
    1 cucharada de hojas de salvia
    1 cucharada de hojas secas de romero
    1 cucharada de hojas secas de abrótano
    1 litro de agua

    preparación:
    colocar las hierbas en un bol resistente al calor
    hervir el agua
    verter el agua hirviendo sobre las hierbas y tapar
    reposar durante 45 minutos
    colar y dejar enfriar
    ponerlo en un recipiente
    se puede utilizar como jabón líquido para la cara o las manos o como champú.

    • Maribel dice:

      A este efusión también se le agrega el aceite reciclado?? Y si sólo es la efusión hace espuma y servirá para lavar ropa??

  4. Xelo dice:

    Jose Luis. Estas hecho una máquina. Ya tengo ganas de probar de hacer el jabon. Voy a poner a todas mis vecinas a recoger aceite, porque yo no produzco.
    Yo tengo plantada esta planta que comenta jose luis. Supongo que Trini también. Por si alguien quiere un esqueje.

    • Alicia Sendra de la Ossa dice:

      Hola amigos, si cierto José Luis nos está aportando un montón de información, gracias José Luis.

      Xelo, yo también quiero un esqueje, gracias. También quiero empezar a producir pero tengo que conseguir aceite.

      Ya tengo ganas de veros y compartir en directo

      Un beso

  5. Lumi dice:

    Hola Chelo que tal?.
    Un esqueje para mi, gracias.Saludo.

  6. Trinidad dice:

    Interesante la fórmula que aporta José Luis, pero cuando la hagáis ya me decís si le seguimos llamando jabón o la llamaremos de otra manera.

    Por cierto, es importante ser rigurosos y sobre todo investigar sobre lo que dicen de los jabones con sosa o sin ella….Pues “he leído por ahí que los jabones son sosa son irritantes para la piel” me lleva a hacerme muchas preguntas:

    ¿Quién lo dice?, ¿qué alternativas ofrece? ¿por qué son irritantes para la piel? y un sinfín de preguntas más… que parece nos llevan a la primera pregunta que os propongo que es: ¿son naturales los jabones hechos con sosa o potasa cáustica?

    Recordar qué es un jabón y eso ayudará a encontrar respuestas y desde luego que sí se pueden hacer champús y geles de baño 100% naturales con otro tipo de “tensioactivos”, pues recordemos que un jabón es un…..

    Pronto os hablaré de este interesante tema…

    Un abrazaovillo

    • José Luis dice:

      Tienes razón Trini, me he quedado en la superficie y no he sido riguroso.
      Ante la pregunta de si un jabón con sosa o potasa es o no natural he terminado haciéndome un poco de lío. Al final no estoy seguro. La sosa o potasa produce una reacción química y desaparece como tal para dar lugar a otra cosa que es el jabón.
      La sosa da jabones duros. La potasa nos dará jabones más blandos.
      Voy a seguir averiguando.

      • Trinidad dice:

        ¡¡Hola José Luis!! Estás haciendo un excelente trabajo de investigación….. sigue sigue y verás todo lo que descubres.
        Y suele suceder que cuando te contestas a una pregunta te surgen muchas más….eso es vivir con inquietudes y entusiasmo.

        Un abrazo

  7. Jonatan dice:

    Mas informacion en un articulo de la vanguardia

    http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130215/54365353562/el-jabon.html

    “En el siglo X, los árabes construyeron en Sevilla la mayor jabonería de Europa. Esas industrias se llamaban almonas, palabra que se ha mantenido en uso hasta hace poco tiempo.”

    • Trinidad dice:

      ¡¡Gracias Jonantan!! Qué interesante artículo el de un escritor que me encanta, José Antonio Marina… jejej pero si parece que haya estado en el curso, ¿no?
      Por cierto en breve os contaré cosas sobre los tensioactivos…..

      Fabuloso trabajo Jonatan, gracias.

      Un abrazaovillo

  8. Mª Rosa Clop Creus dice:

    Buenos Días ,

    Hace tiempo elaboro jabón , la sosa que se utiliza al hacer jabón , hay que calcularla por el indice de saponificacón que tiene cada aceite o grasa , una vez pasados 30- 40 días de curación por reacción quimíca, la sosa queda inactiva y si además queremos que sea más hidratante podemos sobreengrasar , es decir rebajar entre un 5% o 8% la cantidad de sosa que nos de la formúla .

    El jabón elaborado con saponaria , es siempre líquido.

    Saludos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *