•        

El empoderamiento lleva a la felicidad

Vamos dando pequeños pasos hacia el empoderamiento cada día. Es curioso como a muchas personas la palabra «empoderamiento» les parece demasiado fuerte, incluso no les gusta. P pues a mí, os confieso que cada día me gusta más. Y os lo tengo que agradecer a vosotros porque siento cómo cada fin de semana que volvemos a vernos os mostráis un poco más decididos a ser vosotros mismos, a sentir que sois dueños de vuestras vidas, a vivir con pasión, a sonreirle a la vida y a contagiar por doquier vuestra alegría. Eso es la libertad y es un privilegio sólo de los valientes, como vosotros.

Empoderarse ayuda a alcanzar pequeñas cuotas de felicidad. Lo vemos en vuestras caras y en cómo cada uno de vosotros se entrega a fondo para hacer realidad sus sueños, sin ambages, sin excusas, viviendo la transformación como un proceso que implica tomar las riendas de vuestra vida y crear, sentir, hacer, pensar, para volver a crear, sentir, hacer, pensar. Un maravilloso bucle que nos lleva a crecer como personas, a compartir sueños, miedos, alegrías. Lo que es mejor, a levantarte cada día con ilusión y pasión por la vida.

¡Sois seres mágicos! Este fin de semana ha sido realmente mágico, todos habéis salido de vuestra zona de confort, nos hemos quitado una o incluso más de una capa de cebolla y os sentimos brillar con luz propia.

 

Educadores ambientales en acción, Corazón Verde

Educadores ambientales en acción, Corazón Verde

Gracias Elizabeth, por tu fuerza, tu pasión, tu amor por la vida y tu sonrisa «presiosa», contagias alegría a tu paso. Gracias por tu gran esfuerzo viniendo desde México para compartir «en carne y hueso» esta experiencia con tus compañeros, ya amigos de por vida.

Gracias duende José Fernando, nos has sorprendido a todos, con tu creatividad y esa mirada tuya que dice que hablas desde el corazón y tu canción que ya nunca se va a ir de nuestra memoria «qué pasa con tu casa si te han dicho que es de paja».

Gracias David, la vida te ha traído hasta nuestro Corazón Verde y no sabes cuán afortunados nos sentimos de conocerte. Gracias por recordarnos que la vida está en todo lo que nos rodea y la magia de las piedras que nos ha ayudado a conectar con la naturaleza. Te aseguro que ahora ya no veo las piedras de la misma manera, las miro, las acerco a mis oídos y busco la música que hay en ellas.

Gracias Mariana La Hortelana, eres puro amor y entusiasmo. Gracias por regalarnos tu emoción al compartir con todos tus sueños, que no lo dudes, se harán realidad. Y estoy deseando volver a jugar al juego del pañuelo y descubrir los secretos que se esconden dentro de él.

 Manolo, gracias por tu sonrisa afable, generosa, tu gran corazón que rezuma por todos y cada uno de los poros de tu piel. ¡Qué maravillosamente divertido fué jugar y aprender a ubicarse en el espacio, en el campo, al aire libre! ¡Qué afortunada es tu hija de tenerte!

Gracias Silvia, eres campanilla, tu alegría es contagiosa, tu mirada es pura magia… Y tus bichos muy pero que muy divertidos. ¿Ya sabes que has nacido para hacer en la vida lo que quieras verdad? No lo dudes, tienes la fuerza y la pasión necesarias para hacer realidad tus utopías.

Gracias Emilia, tu serenidad, tu ternura, tus convicciones, la pasión que pones en lo que haces, no dudes que todo este cóctel maravilloso dará sus frutos y entonces, ¡madre mía! un sentimiento de libertad inundará todo tu cuerpo y ya nunca podrás dejar de sonreir. ¡Gracias por ser parte de este proyecto y hacernos sentir a todos bellas semillas germinando con fuerza y con la capacidad de alimentar a los que nos rodean de fuerza y pasión!

Gracias Mónica, me emociona oirte hablar, tu calma, la pasión que transmites con tu mirada, tus deseos de dejar una huella positiva en este planeta, te hacen un ser especial. Mi árbol, ya no es el mismo, ahora está lleno del amor que todos habéis dejado a su alrededor.

¡Gracias a todos! Vosotros vais poco a poco sintiendo los efectos del empoderamiento, viviendo el placer que da sentirse cada vez un poquito más libres y en vuestro proceso nos ayudáis a nosotros a crecer como personas contagiándonos de vuestra magia. ¡Gracias!

Cuando cierro los ojos, os veo y veo un gesto maravilloso que ha nutrido todo este nuevo encuentro presencial, ¿os imagináis qué gesto es?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bookmark : permalink.

10 reacciones a El empoderamiento lleva a la felicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *